Seleccionar página

 Esto está relacionado con la pereza de realizar algunas acciones que están ligadas a sus finanzas.

El querer y el poder

Dicen que querer es poder, entonces si usted en verdad quiere tener una finanzas sanas debe de tomar acciones y dejar las acciones que puedan influir negativamente en ellas.

Las membresías

Nos referimos en este punto a las memorias de los gimnasios o centros deportivo a los que se inscribe a principio de año cuando tiene todas las ganas y el deseo de cumplir sus propósitos, pero conforme pasan los meses parece que este deseo se esfuma y ¿Por qué pasa esto? Por la flojera.

Deshágase de ella, si se ha inscrito a un club cumpla con asistir y aprovechar su dinero, de otra forma solo está tirándolo a la basura.

El consumo desapercibido

Los aparatos electrónicos que no utiliza y deja conectados durante el día o la noche, como minicomponentes, cargadores entre otros consumen energía eléctrica, misma que se verá reflejada en su recibo mensual. Sea precavido y si no está utilizando un aparato electrónico procure desconectarlo.

Cajero automático

Esto está ligado con la pereza de caminar un poco más de distancia, ya que si no toma las precauciones de sacar suficiente efectivo tendrá que ir al cajero un par de veces y si el cajero de su banco le queda lejos probablemente, si es una urgencia, no le importará sacar el dinero de otro cajero que no sea su banco, lo que le generará comisiones y cargos extra.

Empiece su día tarde

Empezar tarde su día no le permite organizarlo, al salir con prisas es seguro que olvide tomar precauciones como llevar su comida, tomar a tiempo el transporte, etc. y como resultado gastará dinero: tomando un taxi, pidiendo comida fuera, etc.

Pagos atrasados

El atraso de sus pagos en servicios o tarjetas de crédito le generan intereses y una deuda mayor, por eso es importante calendarizar los pagos que debe realizar mensualmente en primer lugar.

En segundo lugar antes de endeudarse con alguna compra analice si realmente es necesario obtener ese producto y por consiguiente la deuda. En ocasiones nos endeudamos sin una necesidad real.

Comer fuera de casa

Uno de los principales gastos es el alimento, ir al súper implica un gasto fuerte dentro de su presupuesto, pero no se compara con el gasto que es comprar su comida ya preparada fuera de casa.

Es perfectamente entendible que con el ajetreo de la vida cotidiana y los pendientes del trabajo no siempre se tenga tiempo para cocinar a diario, pero es cuestión de organizarse.

Compre sus víveres los fines de semana teniendo en mente el menú de cada día, prepare su comida, y congélela o refrigérela, y entre semana tendrá comida casera sin gastar de más.

Un pequeño cambio en su rutina diaria hará una enorme diferencia a largo y mediano plazo en sus bolsillos. Si realiza muchas de estas acciones, no trate de cambiarlas todas a la vez.

Póngase pequeñas metas semanales o mensuales y notará como cambiando su rutina su vida económica cambia a la par.