Seleccionar página

Sin duda las finanzas personales siempre pueden mejorarse. Aún está tiempo para cerrar con broche de oro este año y así iniciar el año que viene con el pie derecho. Existen otros conceptos que debe tener en cuenta además de las compras y los gastos (básicos en el presupuesto) y esos son la inversión, el ahorro y las aportaciones voluntarias para el retiro. Aquí tenemos algunas ideas que debe comenzar y practicar hoy mismo para mejorar de una vez por todas.

1. Los seguros son su mejor aliado

Existen una infinidad de seguros que ayudan a que en momentos difíciles pueda pensar con más claridad por no tener que verse presionado para conseguir dinero urgentemente.

Puede contratar un seguro de vida o de gastos médicos, para que en caso de enfermedad o accidente pueda cubrir la mayoría del gasto. Tampoco está demás mencionar que su coche y vivienda (patrimonio) también deberían está protegidos ante eventualidades.

2. Inicie con su vida crediticia

Si usted ya es una persona económicamente activa (tiene un trabajo y recibe ingreso quincenal o mensualmente) debe conocer la importancia del manejo de tarjetas. Si al menos tiene una de débito, porque es en donde el depositan su pago, podría buscar opciones para contratar otra, ya sea para ahorro o incluso de crédito. Lejos de pensar que las tarjetas de crédito son enemigas de las finanzas, la realidad es que las malas decisiones lo son, no las tarjetas.

Probablemente en este momento de su vida no crea que importe tener un historial crediticio pero pensando a largo plazo, en algún momento de su vida se verá con el deseo de tener una vivienda o coche propio, y para eso siempre es muy aconsejable hacer uso de los créditos. Sin un historial difícilmente le será concedido uno.

3. Ahorre en un fondo de inversión

El ahorro y la inversión son temas delicados para muchos. La principal excusa de las personas es que no se gana suficiente para apartar dinero para ahorrar o invertir. La realidad es que existen opciones para que no se vea tentado todo el tiempo a gastar en pequeñeces y se asegure que todo el dinero extra o pequeñas cantidades se puedan ahorrar o invertir. Eso es por medio del presupuesto (control de gastos e ingresos) y aportes automáticos a inversiones o a cuentas de ahorro.

Revise con su banco o diferentes instituciones qué opciones ofrecen para poder apartar su dinero y hacerlo crecer.

Termine el año con un plan aplicando estos 3 consejos, y recuerde no desesperarse: los rendimientos llegan siempre a mediano o largo plazo.